Nuestra historia


Nuestra historia


Casa Migrante fue fundada en 1961 por el padre Theo J.B. Beusink, después de que descubrió que los trabajadores invitados españoles tenían un amplio espectro de problemas. En 1961 abrió la atención personal en Amsterdam, en el Centro Social karitativ Inter Parochieel “Singel 50. Muchos voluntarios participaron para ayudar a los trabajadores huéspedes españoles a encontrar su camino en la sociedad holandesa. Los voluntarios eran estudiantes de español en la Universidad de Ámsterdam, pero también otros que tenían algo que ver con el español, España o América Latina. Además de las horas de oficina, también ayudaron como intérpretes en hospitales, instituciones sociales y corporaciones de vivienda, etc.

El trabajo en Casa Migrante ha estado estrechamente relacionado con la cuasi parroquia de habla hispana de San Nicolás. Los sacerdotes y los agentes pastorales para los grupos de inmigrantes fueron nombrados por el obispo por recomendación de Cura Migratorum. La comunidad de habla hispana en Amsterdam tenía una mayoría de “practicantes” católicos y los servicios de la parroquia San Nicolás el día domingo en St. Nicolaaskerk se convirtieron en un punto de encuentro para la comunidad. Muchas personas encontraron el camino a Casa Migrante a través de contactos personales con los pastores. La junta parroquial encontró que los contactos entre la parroquia y Casa Migrante eran esenciales, porque a través del trabajo de Casa Migrante muchos feligreses podían ser ayudados en situaciones difíciles.

A principios de los años noventa, dos misioneras holandesas, que habían trabajado en Chile durante mucho tiempo, iniciaron su trabajo en Casa Migrante: Fernanda Vriend y Toos Beentjes. Fernanda Vriend prestó atención a las prostitutas de habla hispana; Toos Beentjes fue nombrada como trabajadora pastoral de la comunidad hispanohablante de Amsterdam después de completar sus estudios de teología. Cuando el padre Theo se retiró, ella se convirtió en la directora de Casa Migrante.


Misión

Queremos ser un un espacio de encuentro para inmigrantes de habla hispana, un buen lugar donde estar y ayudarlos con los primeros pasos en la sociedad holandesa. Queremos ayudar al migrante en el desarrollo necesario para encontrar su propio lugar, pero también queremos ofrecer un lugar para que se mantengan conectados con su propia cultura y así estar en contacto con las personas que hablan su mismo idioma.


Visión

Promover la integración de los inmigrantes de habla hispana en la sociedad holandesa, ofreciendo diferentes servicios y creando un espacio y lugar para reuniones e iniciativas para los inmigrantes hispanohablantes en Amsterdam. Para nosotros, la integración significa que los inmigrantes hispanohablantes se sienten a gusto en la sociedad holandesa y conozcan los derechos y las obligaciones que los acompañan.