Voluntarios

Voluntarios

Gracias a nuestros voluntarios, existimos y podemos ayudar a nuestro prójimo.

Antonio Martínez 

06 agosto 1937 – 12 marzo 2021

Y  VOLÓ

Y voló …………

Se marchó  despacio   sin decir adios

Se marchó dejando a sus amigos

con el dominó

Se marchó brindándonos  su recuerdo

y su sentido del humor

Se marchó dejándonos su mejor canción

Se marchó soñando con ser eterno

en nuestro corazón

Y voló …………

Voló muy alto,

ahora y siempre brillará en ese cielo andaluz

lleno de esplendor.

Rosa Fernandez

En Rute, un pueblo de la llanura cordobesa, un pueblo blanco rodeado de olivares y al pie de la sierra. Hoy en día cuenta con unos 10.000 habitantes. Y es conocido por su producción de aceite de oliva, sus dulces navideños y sus anises y aguardientes.  Nació Antonio en plena guerra civil española.

A los 33 años se fue de su pueblo y llegó a Ámsterdam. Era el año 1970 y parece que estuvo trabajando en la industria del metal. No sabemos mucho de Antonio en aquel período de su vida. De él tenemos noticia en Casa Migrante desde 1992. Yo le conocí en el 2015,  Antonio se encargaba de traer todos los días el periódico “El Pais”. Esa función se la propuso el Padre Theo, para que así tuviera todos los días una obligación: salir de casa, comprar la prensa, venir a Casa Migrante y, como no, jugar su partidita con sus amigos del dominó.

Antonio era una persona llena de creatividad. Le gustaba  transformar prendas que se había comprado baratitas en el mercadillo creando así sus modelos originales y atrevidos que además le quedaban muy bien. El siempre vestía con colores vistosos: azul, naranja, rojo, amarillo.

Antonio nos ha regalado momentos muy bonitos en fiestas y celebraciones de casa Migrante. Junto con nuestra amiga Rosa, de quien Antonio decía era su pareja artística, hacían actuaciones muy flamencas en plan zambra gitana. Antonio cantando por Manolo Caracol y Rosa bailando en plan Lola flores. Antonio cantaba bien; con una voz ya flojita pero con mucha melodía y compás.

Tantas cosas se pueden decir de Antonio: optimista, ameno, cariñoso. Siempre grato. Y generoso!

Le he preguntado a Rosa, que le conocía bien, cómo definiría a Antonio. Y ella me dijo:

«Bueno, el canturreaba de todo y coplas también. Tenía mano pa la cocina y la costura. Sobre todo como buen andaluz, llevaba Andalucía en su corazón. Él era como un patio cordobés: alegre y colorido».

Creo que a Antonio no se le puede definir de forma más auténtica.

Antonio! Se nos fue el amigo más mayor de la gran familia de Casa Migrante. Nos da pena despedirnos hoy de ti pero también sentimos alivio de que te fuiste cuando ya empezabas a estar cansado y que tu partida fue tranquila y sin dolor. Que te fuiste como has vivido. Andando elegante y firme, por tu propio pie.

María Tella